Gráfico rasterizado

Ejemplo de pérdida de calidad al ampliar un detalle de la imagen rasterizada.

Ejemplo de pérdida de calidad al ampliar un detalle de la imagen rasterizada.

Una imagen rasterizada, también llamada bitmap, imagen matricial o pixmap, es una estructura o fichero de datos que representa una rejilla rectangular de pixeles o puntos de color, denominada raster, que se puede visualizar en un monitor de ordenador, papel u otro dispositivo de representación.

A las imágenes rasterizadas se las suele caracterizar técnicamente por su altura y anchura (en pixels) y por su profundidad de color (en bits por pixel), que determina el número de colores distintos que se pueden almacenar en cada pixel, y por lo tanto, en gran medida, la calidad del color de la imagen.

Los gráficos rasterizados se distinguen de los gráficos vectoriales en que estos últimos representan una imagen a través del uso de objetos geométricos como curvas de Bézier y polígonos, no del simple almacenamiento del color de cada pixel. El formato de imagen matricial está ampliamente extendido y es el que se suele emplear para tomar fotografías digitales y realizar capturas de vídeo.

La palabra “raster” tiene su origen en el latín rastrum (rastrillo), que se deriva de radere (raspar).

Colores

Cada pixel tiene su propio color; las imágenes en el modelo de color RGB, por ejemplo, están formadas por pixeles de tres bytes — un byte para cada uno de los colores: rojo, verde y azul. Las imágenes más sencillas requieren menos información por pixel; por ejemplo, una imagen compuesta únicamente por pixeles negros y blancos sólo requiere un bit para cada pixel ( 1 si es negro, 0 si es blanco).

Una imagen rasterizada a color (o pixmap) normalmente tendrá pixeles con ocho bits para cada uno de los componentes de su color (rojo, verde y azul), a pesar de que existen otros métodos de codificación para este tipo de imágenes.

Codificación

El número total de pixeles (resolución de imagen), y la cantidad de información de cada pixel (profundidad de color) determinan la calidad de una imagen rasterizada. Por ejemplo, una imagen que almacene 24 bits de información de color por pixel (el estándar para pantallas desde 1995) puede representar más matices de color que una imagen que sólo almacene 16 bits por pixel, pero no tendrá el mismo nivel de detalle que una que almacene 48 bits por pixel. De esta manera, una imagen con una resolución de 640 x 480 pixels (y por lo tanto que contiene 307,200 pixels) parecerá más aspera y de menos calidad que una imagen de 1280 x 1024 (1,310,720 pixels). Puesto que almacenar imágenes de alta calidad requiere mucho espacio, los programas de tratamiento de imágenes a menudo utilizan técnicas de compresión de datos para reducir su tamaño. Algunas de estas técnicas sacrifican información, y por lo tanto calidad de imagen, para conseguir ahorrar espacio en disco. Los informáticos se refieren a este tipo de técnicas como técnicas de compresión irreversibles o compresión con pérdida.

Resolución

Detalle de una imagen rasterizada. Si hacemos zoom sobre esta imagen, podemos ver los cuadraditos (pixels) que la conforman.

Detalle de una imagen rasterizada. Si hacemos zoom sobre esta imagen, podemos ver los cuadraditos (pixels) que la conforman.

Una imagen rasterizada no se puede ampliar a cualquier resolución sin que la pérdida de calidad sea notoria. Esta desventaja contrasta con las posibilidades que ofrecen los gráficos vectoriales, que pueden adaptar su resolución fácilmente a la resolución máxima de nuestra pantalla u otro dispositivo de visualización. Las imágenes rasterizadas son más prácticas para tomar fotografías o filmar escenas, mientras que los gráficos vectoriales se utilizan sobretodo para el diseño gráfico o la generación de documentos escritos. Las pantallas de ordenador actuales habitualmente muestran entre 72 y 130 pixeles por pulgada(PPI), y algunas impresoras imprimen 2400 puntos por pulgada (DPI) o más; determinar cuál es la mejor resolución de imagen para una impresora dada puede llegar a ser bastante complejo, dado que el resultado impreso puede tener más nivel de detalle que el que el usuario pueda distinguir en la pantalla del ordenador. Habitualmente, una resolución de 150 a 300 pixels funciona bien para imprimir a 4 colores (CMYK).

Conversión entre formatos raster y vectorial

La transformación de un gráfico rasterizado a uno vectorial se llama vectorización. Este proceso normalmente se lleva a cabo o bien manualmente calcando la imagen rasterizada o bien con ayuda de un programa específico, como por ejemplo Corel PowerTrace. El proceso inverso, convertir una imagen vectorial en un gráfico rasterizado, es mucho más sencillo y se llama rasterización.

El cubo de Rubik es un cuerpo tridimensional que podemos

El cubo de Rubik es un cuerpo tridimensional que podemos “interpretar” como un cuerpo formado por voxels.

Analogía en 3D

En infografía 3D (en tres dimensiones) el concepto de una rejilla plana de pixels se extiende a un espacio tridimensional formado por ladrillos cúbicos llamados “voxels“. En este caso, existe una reja tridimensional con elementos (cubitos) que contienen la información del color. A pesar de que los « voxels » son un concepto potente para tratar cuerpos con formas complejas exigen mucha memoria para ser almacenados. En consecuencia, a la hora de producir imagénes en tres dimensiones se utilizan más a menudo imágenes vectoriales 3D.

Fuente: http://www.wikipedia.com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s