Cartelera

Mayo 68

“Y si soñamos, es con realidades”

A 40 años de los acontecimientos ocurridos en Francia en el año 1968, la Dirección Nacional de Cultura se propone en conjunto con organizaciones e instituciones un ciclo de actividades. Se realizarán durante el mes de mayo con el proposito de rescatar la herencia cultural y social así como el impacto planetario de ese proceso sobre nuestra historia y nuestro presente.

Se llevaran a cabo mesas redondas, cabarets literarios, danza, música, muestras, exposiciones fotográficas, cine, intervenciones urbanas, actividades art´siticas y académicas.

En concreto en Canelones se llevará a cabo una serie de actividades en la Ciudad de Santa Lucía organizadas por la Asamblea de la Cultura de Santa Lucía con el Auspicio de la Junta Local, el Liceo Nº 1 y el CLub Social 23 de Marzo.

21 de Mayo.

20:30 hs. Inauguración Muestra de afiches y grafittis de “Paris Mayo del 68”

21:00 hs. Cómo, quienes y porqué del mayo francés. Charla a cargo de los Profesores: Marcelo Ceriani y Julio Longo.

21:30 hs. Proyección del documental “El espíritu del mayo del 68”

22 de Mayo.

20:00 hs. “Canes 1968 El festival tras la barricada” / Lecturas y comentarios.

20:30 hs. “La Estética del mayo francés”. Sr. Federico Arregui.

21:30 hs. Proyección del film de Carlos Saura “Peppermint Frappé”.

Coordinación general de las jornadas Sr. Alfredo Valdez y Prof. Darío Pedrazzi. Sede: Club Social 23 de Marzo, Santa Lucía.

Introducción.

A cuarenta años de los acontecimientos ocurridos en Francia en el año 1968, la Dirección de Cultura del MEC lanza un ciclo de actividades que rescatan la herencia cultural y social, así como el impacto planetario de ese proceso sobre nuestra historia y nuestro presente. Los acontecimientos ocurridos en esa época fueron más allá de los hechos de agitación social ocurridos durante la V República Francesa, presidida por el General Charles De Gaulle.

Mayo del 68 fue también el escenario de profundas transformaciones y revueltas en otros países con realidades distintas pero sensibilidades compartidas.

Ésta pareció ser la plataforma común para la expresión de un sentimiento de renovación que no reconoció fronteras y que estuvo impulsado por una realidad signada por el autoritarismo, la falta de libertad de expresión y una crítica honda a las estructuras vigentes intentó transformar entre sueños y realidades un mundo que no ya no sería el mismo después de Mayo del 68.

El propósito de revisitar el espíritu del 68 Mayo del 68 fue escenario de profundas movilizaciones, sociales y políticas con hondas repercusiones culturales las cuales heredamos en las sociedades contemporáneas del siglo XXI.

Mayo del 68 fue protagonizado por nuevos actores además de los partidos políticos y los sindicatos lo que posibilitó el surgimiento de formas organizativas diferentes, que en un proceso de acumulación de descontento y frustración con la realidad de aquellos tiempos, innovó dentro
del accionar de los actores sociales. En el movimiento estudiantil parisino, la alternativa a las estructuras vigentes se inspiró no sólo en la crítica al sistema capitalista y a la sociedad del consumo; lo alternativo o “undergound” como contracara de lo tradicional y la “contestation” como respuesta al sentimiento de enajenación, fueron el espíritu de grupos de jóvenes universitarios que hicieron suyo el ser joven en ese momento y sobre ello construyeron un movimiento que los identificó para siempre.

Este grupo, ahora como movimiento estudiantil, desplegaron la batalla en el plano de las idas y de los valores. Su enemigo fue el conservadurismo en el cuidado de las costumbres, el autoritarismo como característica del contexto nacional y mundial de aquel entonces. La batalla fue sobre la forma de ejercicio del poder de esos tiempos que se materializaba en los conflictos generacionales, en la verticalidad de la enseñanza así como la dominación masculina y la discriminación hacia lo disidente, tanto en el ejercicio de la sexualidad, como en la convivenci ademocrática de grupos étnicos en el ejercicio de sus derechos.

El autoritarismo de los regímenes políticos de aquel entonces tenía su correlato en otros de la vida social de los cuales el Mayo de 68 legó conquistas y frustraciones.

Mayo 1968, no reconoció fronteras nacionales para ubicarse dentro de los acontecimientos del siglo XX, momento de revueltas y ardorosos manifiestos tuvo su epicentro en París y en las inmediaciones de la Sorbone, al tiempo que se extendió de Norte a Sur, de Este a Oeste: en EEUU a través del movimiento hipee como respuesta entre otras cosas al intervencionismo militar de EEUU, en la guerra de Vietnam y al asesinato de Matrin Luther King, como indicador de una sociedad intolerante y violenta; en Berlín a través de las movilizaciones estudiantiles, en conjunto con otros actores, en contra de una ley de excepciones que limitaba seriamente las garantías y libertades individuales; en Ciudad de México, donde sería escenario no sólo de los Juegos Olímpicos, sino también de los hechos sangrientos y dramáticos conocidos como La matanza de Tlatelolco, ocurrida el 2 de octubre de 1968 en la Plaza de las Tres Culturas; en Checoslovaquia, donde el nacimiento de la Primavera de Praga con el comienzo de la democratización y acceso a libertades en el mes de mayo, fue sepultado en la invasión perpetrada luego por tropas soviéticas y en Montevideo, donde el movimiento estudiantil se constituyó en protagonista, junto con el movimiento obrero y otras organizaciones sociales y políticas, de las protestas frente el autoritarismo creciente del gobierno y de los sectores dominantes.

A diferencia de Francia, donde las elecciones anticipadas determinarían la derrota política por vía electoral de la revolución del 68, en Uruguay el golpe de Estado en el año 73 sería el desenlace de un momento de inflexión en la sociedad uruguaya de finales de los sesentas. Por tanto, resulta relevante comprender y analizar los acontecimientos vividos en Mayo de 1968 desde una lectura amplia y con visión plural que debe tener una sociedad que apuesta a la diversidad como base de sus convicciones democráticas.

Más allá de las consecuencias políticas circunstanciales, la herencia cultural, el legado y la efectiva concreción de la expansión de libertades, de democratización de las relaciones generacionales y de género, así como el progresivo acceso de grupos minoritarios de la población al ejercicio ciudadano de sus derechos, aún permanece vigente como aspectos universales de los acontecimientos particulares como mayo del 68.

Al día de hoy, el sueño y la utopía se resignifican producto de los bruscos cambios de las sociedades contemporáneas y despiertan debates planteados y que es necesario leer en clavede país. Recuperar la capacidad de soñar no implica un ejercicio nostálgico de aquella generación que soñó y actuó en función de una utopía, sino que implica repensarnos desde el siglo XXI y generar capacidades que permitan el sueño como realidad posible.

Este espíritu, inspirador de los profundos cambios operados en las sociedades modernas, está presente, de un modo diverso y plural en casi todas las manifestaciones culturales del hoy. Su importancia para la construcción de un Uruguay más democrático y diverso radica en la posibilidad de capitalizar su legado, apostando a la capacidad de lograr realidades que permitan el florecimiento del diálogo y el debate de ideas de cara a un futuro posible, por tanto, con capacidad de soñar.

Una diversidad de miradas y opiniones.

Tanto los acontecimientos, como la interpretación que de éstos se hagan, admiten la mayor cantidad de miradas y diversidad de opiniones. Por ello, la Dirección Nacional de Cultura lanzó una convocatoria pública a organizaciones sociales y culturales para confluir en una agenda de actividades.

Se convocó a aquellas organizaciones e instituciones que fueron protagonistas en el 68 uruguayo y herederas de sus consecuencias a participar de un espacio de coordinación que dé coherencia a esta agenda de actividades.

La Dirección Nacional de Cultura del MEC se propone, en conjunto con las organizaciones e instituciones que participan de esta propuesta, la realización de un ciclo de actividades orientado en dos sentidos:

– por un lado, aquellas actividades que rememoren o recreen los hechos del 68 así como las ideas y sentimientos que motivaron los acontecimientos y sus consecuencias inmediatas.

– por otro lado, las actividades que revisen a la luz de la actualidad, la herencia cultural del Mayo del 68 a cuarenta años de lo sucedido. Estas actividades posibilitan una resignificación de dicha herencia y los acontecimientos, generando oportunidades para la discusión de la realidad actual del Uruguay sobre aquellos temas que trascendieron las circunstancias particulares y perduran como temas universales de nuestras sociedades.

Organizaciones que participan: FFUU, Ovejas Negras, Pro-Derechos, Alianza Francesa, Biblioteca Nacional, Cinemateca Uruguaya, Embajada de Francia, CNS Mujeres, Museo Histórico Nacional, Instituto Goethe, Comisión sectorial de Extensión de la UdelaR, Escuela Nacional de Bellas Artes.

Vínculo a Agenda completa de actividades de estas jornadas por los 40 años del mayo frencés. mayo-del-68-agenda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s